Enfermedades causantes de una incapacidad

  • por

Son muchas las enfermedades que pueden ser causantes de una incapacidad permanente, independientemente de cualquiera de sus cuatro grados, ya sea parcial, total, absoluta o de gran invalidez. Y es que, aunque oficialmente no haya una lista con ellas, son más de 70 las causas por las que la Seguridad Social puede aprobar una pensión por incapacidad permanente a la persona afectada por una patología que la incapacite.

Estas patologías han sido aceptadas y reconocidas por el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) como causantes de una incapacidad laboral y, por lo tanto, a la acreditación de un grado de discapacidad para aquella persona que la sufre. La pensión que se le entregue al afectado dependerá del grado que haya afectado al solicitante de la misma.

La Seguridad Social estudiará cada caso de forma individual para evaluar cuál es el grado en el que una persona se ha visto afectada y, por lo tanto, cuál es su capacidad para realizar la actividad laboral que estaba ejerciendo hasta el momento de sufrir dicha enfermedad. Hay que recordar que una incapacidad no se va a reconocer por la enfermedad causante, sino por el cómo afecta laboralmente a la persona que la sufre.

Los encargados de aprobar o no la pensión de incapacidad permanente será el Tribunal Médico de la Seguridad Social.

Diferentes causas que pueden originar una enfermedad:

La enfermedad puede afectar a una persona de diferentes maneras, ya sea a nivel físico o psicológico. Las diferentes minusvalías pueden pertenecer a distintos grupos médicos, como serían las enfermedades cardiológicas, psiquiátricas, traumatológicas y neurológicas, entre otras. A continuación se va a detallar una lista en la que se podrán ver reflejadas las enfermedades causantes de una incapacidad permanente con las que se puede llegar a cobrar una pensión por discapacidad. 

Listado de las enfermedades:

A continuación se detalla un listado en el que están reflejadas las más de 70 enfermedades que pueden causar una incapacidad permanente que pueda impedir realizar su actividad laboral tal y como podía realizarla antes. Las enfermedades con las que se puede obtener una pensión son:

  • Agorafobia
  • Alcoholismo
  • Alzheimer
  • Aneurisma
  • Ansiedad
  • Apnea del sueño
  • Arterioesclerosis
  • Arteriopatía periférica
  • Artritis psoriásica
  • Artritis reumatoide
  • Artrosis
  • Asma
  • Patología en las caderas
  • Cáncer
  • Cardiopatías
  • Patología en los codos
  • Colitis ulcerosa
  • Demencia
  • Depresión
  • Dermatitis
  • Diabetes
  • Desprendimiento de retina
  • Enfermedad de Behcet
  • Enfermedad de Crohn
  • Enfermedad de Perthes
  • Enfisema pulmonar
  • Epilepsia
  • EPOC
  • Esclerosis múltiple
  • Espondilitis anquilosante
  • Esquizofrenia
  • Fatiga crónica
  • Fibrilación auricular
  • Fibromialgia
  • Glaucoma
  • Gonartrosis
  • Hernia cervical
  • Hipertensión pulmonar
  • Hipoacusia
  • Patologías en los hombros
  • Ictus
  • Infarto agudo de miocardio
  • Insuficiencia mitral
  • Insuficiencia renal crónica
  • Ludopatía
  • Lumbalgia
  • Lupus
  • Miastenia
  • Migraña
  • Neuropatía
  • Neuropatía óptica
  • Obesidad mórbida
  • Pancreatitis
  • Parkinson
  • Patologías de pies
  • Patologías de manos
  • Pérdida de visión
  • Postpolio
  • Sarcoidosis
  • Sensibilidad química
  • Síndrome de Arnold Chiari
  • Síndrome de Burnout
  • Síndrome de cola de caballo
  • Síndrome de Lambert-Eaton
  • Síndrome de Ménière
  • Síndrome de Wolf parkinson White
  • Síndrome de Tourette
  • Taquicardias
  • Tetralogía de Fallot
  • Trastorno bipolar
  • Trastorno estrés postraumático
  • Trastorno límite de la personalidad
  • Trastorno obsesivo compulsivo
  • Traumatismo craneoencefálico
  • Uveítis 
incapacidad

Pasos para solicitar la pensión por incapacidad permanente:

Si una persona sufre una de las enfermedades que se han detallado anteriormente, puede solicitar a la Seguridad Social la pensión por incapacidad permanente, detallando previamente el grado de incapacidad que sufre. Para ello, tiene que seguir una serie de pasos, que son estos: 

  1. Descargar el documento de la solicitud a través de este enlace.
  2. Dirigirse a la Sede Electrónica de la Seguridad Social.
  3. En la pestaña ‘Ciudadanos’, clicar en ‘Incapacidad’.
  4. Dirigirse a ‘Prestación por incapacidad permanente nacional’. Pudiendo entrar a través de: 
    • Certificado digital.
    • Usuario y contraseña.
    • Cl@ve. 

Una vez dentro se deberá rellenar la solicitud y, en la parte final, se deberá añadir la documentación necesaria, que es la siguiente:

  • Formulario completado.
  • DNI.
  • En caso de enfermedad común:
    • Justificante de pago de cotización de los últimos 3 meses.
  • En caso de accidente de trabajo o enfermedad laboral:
    • Parte administrativo de accidente de trabajo o enfermedad profesional.
    • Certificado empresarial de salarios reales del año anterior.

Una vez presentada la solicitud tal y como se ha explicado anteriormente, será necesario esperar la resolución de su aprobación. En el caso que se le notifique al interesado la negativa, el afectado puede reclamar en el plazo de días establecido. Si tras dicha reclamación, el acceso a esta pensión por incapacidad permanente vuelve a ser rechazada, es posible elevar la causa a la justicia y será un juez quien de la última palabra, pero este proceso puede durar hasta años.

Fuente: Noticiasdeltrabajo.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *